viernes, 11 de septiembre de 2009

Seudopodos

Un seudópodo (del griego pseudos falso y de podo pie) es una prolongación del citoplasma de algunos organismos unicelulares como las amebas, en la cual una serie de proteínas van a fluir en un sentido mediante las fibras de miosina. Esto servirá al organismo para desplazarse o alimentarse.


Clasificación según su morfología

Los seudópodos pueden ser de varios tipos según su aspecto:
Lobopodios: gruesos, cortos y con extremos redondeados, típicos de Amoebozoa.
Filopodios: más finos y con los extremos terminados en punta, consistiendo principalmente en ectoplasma. Estas formaciones se apoyan en microfilamentos.
Reticulopodios: también conocidos como pseudópodos reticulados, en donde los finos pseudópodos individuales se amontonan entre sí y forman una red irregular en el exterior del protozoo. Se presentan en los foraminíferos.
Axopodios: son seudópodos finos, largos y rígidos. Contienen complejos grupos de microtúbulos envueltos por citoplasma. Se observan en radiolarios y en heliozoos.

Axopodios en un heliozoo
Lobopodios en una ameba
Sección de un axopodio mostrando los microtúbulos
Reticulopodios en un foraminífero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada